Las Garras de la Infamia

 
Espero de veredad que no sea verdad, peo tal parece que lo es.
La Dueña de mis malestares ha sido u na protegida  tuya todo este tiempo,
y tu nunca te inmutaste por darme una sola mano.
Tantes veces crei que tu me habias ayudado,
tantas veces crei que podìa confiar en ti,
tantas veces que te mire con la admiración, el cariño y el respeto
con el que se le mira a un padre,
y ahora se que todo fue una farsa…
 
¡MENTISTE!
Todo este tiempo portaste la badana del enemigo
mientras me dabas una palmada en la espalda
para continuar con mis batallas…
 
Supongo que e mi error, siempre ha sido así.
Soy yo quien creyo en ti,
soy yo quien penso mas de ti,
soy yo quien te juro lealtad,
incluso soy yo quien sinpre te defendia,
pero ahora veo mi error,
error que no volvere a cometer jamas.
 
Hasta siempre… Enrique

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: